Prosas

Robert Frost

Mi Nueva York

Compártelo en

  • Colección: Elba · 7
  • Temática: Ensayo literario
  • Prólogo: D.Sam Abrams
  • Traducción: Dolors Udina
  • ISBN: 978-84-938448-3-7
  • Nº de edición: 2011
  • Formato: 12,5 x 20 cm
  • Páginas: 154
  • P.V.P.: 19.00 €

«Robert Frost fue el primer poeta norteamericano al que sería justo reconocer como un gran poeta de acuerdo con un criterio universal.»
ROBERT GRAVES

Robert Frost, considerado uno de los fundadores de la poesía moderna en su país, fue siempre reticente a que se publicaran sus escritos en prosa, a pesar de reconocer que la prosa permite decir mucho de lo que no puede decirse en poesía y que algunos de sus escritos incluso ‘podían hacer la competencia a su poesía’.
El presente volumen ofrece por primera vez  al lector en lengua hispana la posibilidad de apreciar las incursiones del gran poeta americano fuera de la poesía en una muestra altamente representativa del mejor Frost prosista. Los dieciocho  textos que componen la antología dibujan un arco cronológico que va de 1923 a 1959, es decir, del principio al final de su larga carrera , ponen de manifiesto la versatilidad de su prosa, desde la concentración expresiva del aforismo hasta la expansividad formalista del discurso político de gala.
Mediante la diversidad temática,  las Prosas, nos permiten apreciar la infinita curiosidad intelectual y humana de Frost cuando tocaba materias tan dispares como la poesía, la ciencia, la política o la filosofía, y en todos ellos el lector encontrará la explicitación matizada de la originalísima teoría poética que marca toda su obra.

La prensa ha dicho

«Los versos de Robert Frost (San Francisco, 1874 - Boston, 1963) han conocido una popularidad tan intensa que los escolares norteamericanos no dejaban de aprenderse de memoria poemas como Stopping by woods on a snowy evening o The road not taken.»
Ignacio Peyró, La Gaceta

«Una de las cosas más útiles que nos descubre Frost es que la "dificultad" de la poesía se debe fundamentalmente a su sencillez, a su carácter lúdico, a su proximidad con el espíritu del niño que simplemente juega. Todos olvidamos ese espíritu, pero, como no suele abandonarnos jamás, la lectura de la poesía —como la escucha de la música−, es una de las formas privilegiadas de recuperarlo en la vida adulta»
Elisenda julibert, Qué leer

«Con su característica ironía, Frost se nos muestra aquí como un clásico de la modernidad»
Jaime Siles, ABC Cultural